miércoles, 22 de abril de 2009

Absenta

Me he cansado de niñatos agridulces que te besan las manos
mientras dan las gracias por haberles curado los rencores,
para después esfumarse detrás de una maleta
cerrada con mañanas de camas deshechas.

Me he cansado de oír las mismas canciones
que salen de bocas repletas de mentiras
dibujadas con risas falsas e incoloras
cuando cae la noche y fuera llueve.

También de que sitúen mis aspiraciones en el subsuelo
debajo de sus pisadas, más allá de sus intuiciones,
a costa de mis hirientes silencios
para así sentirse menos inseguros.

De que no tengan en cuenta lo que hace daño
aunque yo se lo repita cien veces
y de que tengan menos interés aún
en los agujeros de mis mundos.

Ya no quiero más te quieros con la boca chica.
Prefiero un esto es una mierda sincero
que desnude mis sentidos en tardes de domingo
seguido de un abrazo que no me permita pensarlo.

Quiero una mirada que me fulmine las lágrimas
sin necesidad de ignorarlas como a un perro en la cuneta
porque eso significará que no tengo que esconderlas
debajo de la ropa y de las dudas nunca más.

Y es que no sé si sabéis que vuestras tonterías
han abierto heridas con el filo de un cuchillo
entre mi pecho y mis caderas.
Habéis echado sal para que duelan más al cicatrizar
y me he escondido el ombligo para que la próxima vez
no se revuelva al ver vuestros restos.

Pero a pesar de todo esto, de la sal, las heridas, las maletas,
no me cansaré de ser la que confía más de lo debido
ni la que aprende de sus errores porque en el fondo sabe
que todo esto es porque me dejo y "es lo que tiene".
Porque estoy segura de que llegará el día
en el que fuera haga sol, las sonrisas sean azul celeste,
y me coloque flores y horquillas en el pelo.

3 comentarios:

  1. di que sí, con un par de huevos

    y ni lo dudes que llegará todo eso, por supuesto el primer paso es tener claro lo que no quieres

    no necesitas gente que quiera mal porque tú quieres muy muy bien, y por eso


    eres muy bonita

    mua!

    ResponderEliminar
  2. pues a mi me parece una muy buena manera de desenredar nudos. uno a uno, con calma, que si no puede ser peor, pero sin pausa; aunque deja alguno sin desenredar para que te volvamos a leer. Y, quizás, ¿escuchar? :P

    ResponderEliminar